Featured Post

Con los EE.UU. en declive, Rusia pretende realizar el sueño de la Gran Eurasia junto con China

lun, 15 jun 2020
Sergej Karaganov


Con el virus todo será igual, solo que peor. Pero la tendencia es hacia la bipolaridad entre Beijing y Washington, con Moscú como el centro de poder en la Gran Eurasia que dividirá a Europa: los británicos y los nórdicos con los Estados Unidos, los países de Europa Central y del Sur con los rusos y los chinos.

euroasia

1) En general, no tengo miedo de hacer predicciones arriesgadas, pero en este caso admito que no tengo la seguridad habitual. El "cisne negro", o coronavirus, ahora se ha agregado a la miríada de problemas conocidos y contradicciones del mundo contemporáneo, un problema grave para muchos países, incluida Italia, aunque desde un punto de vista histórico es una epidemia relativamente clásica.

Pero eso puede influir en la tendencia del crecimiento global en virtud de dos factores. Las clases dominantes de muchos estados aprovecharán el virus para ocultar sus fallas pasadas y justificar su incapacidad para manejar amenazas contingentes, a saber: contaminación ambiental y cambio climático; el rápido empobrecimiento de la clase media y la creciente desigualdad social; El agotamiento del modelo actual del capitalismo se basa erróneamente en un crecimiento constante del consumo.

Si el deseo de esconder y justificar todo esto eleva la epidemia viral al cuadrado, el entorno de (pánico creado por) los medios solo lo hace resistir. Por lo tanto, el coronavirus puede tener consecuencias verdaderamente históricas, pero hoy en día nadie puede predecirlo todavía. No obstante, acepté el desafío de Limes y me aventuraré a esbozar algunas predicciones sobre el desarrollo de las relaciones en el "triángulo" Rusia-China-Estados Unidos, visto desde la perspectiva de Moscú.

Para su conveniencia, comenzaré con el escenario más probable en mi opinión: las tendencias generales que han surgido en los últimos años (desglobalización económica parcial, renacionalización de la política y la economía, competencia creciente entre Beijing y Washington, debilitamiento de la UE y de varias instituciones multilaterales) se verá acelerada por la profunda crisis económica que ya ha afectado a todo el planeta. En resumen, todo será como antes, solo que peor. El único punto brillante de color en tal pronóstico está representado por la eliminación parcial de los crecimientos parasitarios en el cuerpo de las sociedades y economías contemporáneas: las burbujas financieras y digitales, que han cambiado progresivamente la economía real y la vida, se desinflarán. En el centro regresará la familia, la fe, el estado, la realización personal a través, en primer lugar, del servicio a la sociedad. Las profesiones más nobles incluirán nuevamente las de ingeniero, médico, policía y todos aquellos que producen bienes tangibles y tangibles. Después de todo, incluso en un mundo en desarrollo, estos valores nunca han fallado.

2) En la realidad, el "triángulo" entre estos tres poderes (Rusia, China y Estados Unidos) solo existe virtualmente: de hecho, Estados Unidos nunca ha demostrado que quiera cooperar con nadie, pero en todo caso pretenden pelear la "última batalla" en defensa de su propia hegemonía ahora en declive. Por lo tanto, será apropiado hablar de tres pares únicos de relaciones.

Desde la década de 1950 hasta hoy, las relaciones ruso-estadounidenses nunca han sido tan hostiles como lo son ahora. Washington se ha resentido por el hecho de que Rusia no solo ha renacido, sino que Moscú claramente se ha negado a seguir los pasos del liderazgo estadounidense. Además, después de restaurar su poder estratégico, Rusia ha cuestionado la supremacía militar exhibida por los Estados Unidos y Occidente. Precisamente sobre la base de esta supremacía durante medio milenio, esta parte del mundo ha perpetrado su dominio indiscutible en los campos político, económico y cultural, explotando también en su beneficio el PIB producido por todo el planeta. El objetivo de Rusia, al igual que antes de la URSS, sigue siendo principalmente garantizar su propia seguridad; sin embargo, a pesar de actuar para sí mismo, favoreció una transformación histórica.

Estados Unidos comenzó a profundizar la hostilidad hacia Moscú en los primeros diez años del nuevo milenio. Cuando en 2014 Rusia inauguró la expansión de su influencia en el lado occidental, re-englobando a Crimea y apoyando a los insurgentes del Donbas ucraniano, esta hostilidad adquirió características evidentes. Obama soñaba con aniquilar a Rusia, con "destrozar su economía". Los hombres de la comitiva de Trump estaban convencidos de que una fuerte presión sobre Moscú lo alejaría de Beijing. Las dos tácticas produjeron resultados opuestos a los esperados. Aunque las sanciones han frenado el desarrollo económico del país, Rusia no ha perdido sus posiciones, se ha consolidado internamente y ha desarrollado su cooperación con China.

Mientras tanto, sin embargo, la clase política estadounidense ha terminado por convencerse de su propia propaganda falsificada (me refiero aquí al llamado Russiagate vinculado a las elecciones presidenciales de 2016), lo que lo convierte en un factor crucial en la lucha política interna. Por esta razón, a pesar de los esfuerzos de Moscú, que ciertamente no sirve a ese nivel de hostilidad de Washington, no tiene sentido esperar una inminente normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Esta hostilidad, además de desventajosa, es peligrosa. En un escenario en el que la estabilidad técnico-militar se ve amenazada por la aparición de nuevos armamentos, por la revocación de acuerdos sobre sus limitaciones mutuas, por la degradación intelectual y por la falta de responsabilidad de las clases dominantes, tales relaciones hostiles pueden dar lugar a conflictos abiertos no deseados y, en el peor de los casos, en desastres nucleares mundiales.

Según el folklore ruso, el mundo está respaldado por "tres ballenas" y la línea geopolítica de Moscú contra Washington se basa en estos tres grandes animales: la limitación de hostilidades, la política de estricta contención (también a través de la creación de nuevos armamentos, por lo que es probable que este sector estratégico vuelva a desempeñar un papel central en el futuro), y la consolidación de nuevas relaciones económicas, políticas y militares con el mundo no occidental, con miras a desarrollar aún más la multipolaridad. En Moscú, casi nadie espera que las relaciones con Washington mejoren a corto plazo. Por el contrario: a la luz de su división interna, EE.UU. resulta ser un socio muy poco confiable.

Las relaciones rusas con los europeos continuarán hacia una relativa normalización, aunque aquí también hay escepticismo. La Unión Europea es una institución profundamente ineficiente y está avanzando hacia una lenta disolución. Los europeos también dependen en gran medida de EE.UU., aunque las condiciones ya no son beneficiosas para ellos. Finalmente, ha quedado claro que las democracias occidentales de hoy no pueden existir en ausencia de un enemigo. Si antes estaba representado por el comunismo y la URSS, cuando fracasaron, las clases políticas occidentales, una vez que celebraron la victoria y observaron cómo las empresas se liberaron de su control (a través de los movimientos "populistas") y cómo las alianzas clásicas (la del Atlántico) se ampliaron, comenzaron a buscar un nuevo enemigo. Como siempre, en Rusia, se descubrió que "socava la democracia" y quiere aniquilar el orden establecido. En realidad, Moscú no tiene nada que ver con eso: el orden se desintegra por sus contradicciones internas. Además, hoy en día Moscú ha reducido numéricamente a sus Fuerzas Armadas y su gasto en defensa es incluso más bajo que el de los países europeos miembros de la OTAN.

3) Las acusaciones occidentales han empujado a Rusia a dirigirse hacia el este. Inicialmente, en la segunda mitad de la década del 2.000, esto se tradujo en un proyecto puramente económico, dirigido a los mercados emergentes ventajosos de Asia, que tuvieron que superar la excesiva dependencia rusa de los occidentales; Además, en el proceso de desarrollo y consolidación, el proyecto también incluyó el desarrollo de los territorios orientales rusos, un área peligrosamente vacía en contacto con China. Sin embargo, a medida que crecía la hostilidad occidental, el "giro ruso hacia el este" comenzó a adquirir rasgos geopolíticos. Y aunque hasta la fecha no se puede decir que se haya realizado plenamente, ya ha provocado cambios significativos. El comercio con Europa, una vez predominante, se logró (igualar o superar) en números con Asia.

Rusia ha forjado nuevos lazos con China, la probable primera superpotencia del futuro. Inicialmente se trataba de relaciones amistosas; ahora se han convertido en semi-alianzas: los dos estados son, cuando es necesario, "independientes, pero nunca en contra". En China, Rusia ha encontrado una fuente creciente de capital y tecnologías, así como un mercado para la producción de materias primas, energía y, cada vez más, productos agroalimentarios. Además, el aspecto más importante es que ha asegurado sus fronteras orientales. El intercambio entre los dos estados también ha llegado al sector de la defensa: Moscú ha ayudado a Beijing a instalar un sistema de alerta rápida contra una amenaza de misiles, que fortalece la seguridad de ambas partes y desempeña un papel en el plan estratégico de la política de contención. Si China puede confiar ahora en el poder estratégico ruso para contrarrestar la presión estadounidense, Rusia puede contar con el poder económico chino.

Cuando las hostilidades occidentales se volvieron más severas, Beijing le ofreció a Moscú un crédito prácticamente ilimitado, aunque Rusia decidió hacerlo por su cuenta. Los dos estados también acordaron abstenerse de cualquier competencia entre ellos en Asia Central. Sin embargo, los aspectos competitivos no están cancelados, sobre todo porque en Moscú, a pesar de la corrección geopolítica de Beijing, el miedo al poder chino excesivo es generalizado, lo que se evidencia en la línea cada vez más agresiva del Imperio Central hacia los estados menores y no soberanos. Por el momento, sin embargo, la semi-alianza es beneficiosa para ambas partes. El "giro hacia el este" y el acercamiento a China jugaron a favor de Rusia en el tablero de los equilibrios globales. Si hace dos o tres décadas el país, como un niño en edad escolar, estaba listo para pagar por aprender de los maestros y unirse al club, ahora, "devuelta a casa" en términos geopolíticos e ideológicos, se ha convertido en un eje del péndulo del equilibrio, un poder crucial del Continente euroasiático.

De hecho, a pesar de su naturaleza como país puramente europeo desde un punto de vista cultural, político y social, Rusia es una potencia asiática. Precisamente a través de la centralización del poder y el régimen estrictamente autoritario, gracias a Siberia y sus profundas riquezas materiales, Rusia se ha convertido en lo que es hoy; Estos elementos determinan su código genético de gran potencia. También está cerca de China en términos de tener una historia común, a pesar de la enorme distancia cultural que los separa. Hasta el siglo XV, ambos estaban bajo el imperio de Genghis Khan, el más grande de la historia. Si China ha asimilado a los mongoles, Rusia los ha rechazado, pero en dos siglos y medio de yugo ha hecho suyos muchos rasgos asiáticos. Durante el medio milenio de dominio europeo y occidental sobre el mundo, lo que era asiático se consideraba un símbolo de atraso; ahora parece que se está convirtiendo en una ventaja competitiva, un recurso útil en la despiadada competencia mundial y en la lucha contra las nuevas amenazas, incluido el coronavirus. Tecnológicamente, Asia también ha avanzado, definitivamente.

4) Por el momento, uno solo puede imaginar que la competencia entre los Estados Unidos y China persistirá, si no se intensificará.
 Aunque estrategas lúcidos como Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski recomendaron lo contrario, la clase política estadounidense ha adoptado una política de contraste general con China, inaugurando una nueva guerra fría. El objetivo de Estados Unidos es jugar la "última batalla" aprovechando los puestos de avanzada que aún conservan en este sistema económico agotado. Sin embargo, es demasiado tarde: la relación de fuerzas en el mundo ha cambiado radicalmente, se ha vuelto más móvil. Y esto también sucedió porque Moscú privó a Occidente del derecho indiscutible de dictar sus condiciones por la fuerza.

Muchos menos estados seguirán la política estadounidense. Si la competencia entre Estados Unidos y China se intensifica, Rusia no abandonará a Beijing, sino que buscará (y ya está buscando ahora) la forma de ganar terreno para maniobrar: mejorar las relaciones con parte de los Estados europeos [Nota del Editor: Teniendo a Alemania como socio clave en los gasoductos Nord Stream 1 y 2], acercarse a países estratégicos como India, Japón, Corea del Sur, Vietnam, Turquía, Irán, Egipto, Arabia Saudita, miembros de la ASEAN. Rusia difícilmente dependerá de China, porque para Moscú la soberanía siempre ha sido sagrada y ninguna dependencia de un centro externo es aceptable para nosotros. Rusia no puede ser el "hermano menor" de nadie. Cuando Occidente intentó hacerlo así, recibió una severa lección. Lo mismo le sucedió a los chinos. Rusia ha rechazado y derrotado a cualquiera que busque la hegemonía global o regional: desde los descendientes de Genghis Khan hasta Carlos XII de Suecia, desde Napoleón hasta Hitler. En el ámbito militar y político, Rusia es autosuficiente. No lo es en los sectores económico, tecnológico y de la TI (Tecnología de la Información), en el que necesita mercados externos y socios, que buscará y encontrará.

En la década de 1990, Europa tenía la posibilidad de crear un tercer polo con Rusia para el futuro orden mundial, una tercera plataforma tecnológica. Pero en un exceso de euforia y falta de previsión estratégica, se negó a crear un espacio único con Moscú y el proyecto se desvaneció. En el lado ruso, sin embargo, el sueño de inaugurar un camino hacia Europa sigue vivo, especialmente a la luz de la nueva relación de fuerzas en el mundo y desde una perspectiva estratégica ya euroasiática.

5) Nacerán dos superpolos maleables.
 Por un lado, estarán los Estados Unidos con los británicos y parte de los europeos. Después de dolorosas dudas, Washington decidirá abandonar el rango de superpotencia mundial, ya que en el nuevo orden no podrá dictar sus condiciones y continuar desempeñando ese papel ya no será tan beneficioso. Del otro lado estará el polo chino, cuyo futuro hoy no está claro. Si China, de acuerdo con su milenaria tradición de ser el "imperio central", trata de hacer que sus socios sean vasallos, Rusia, India, Turquía, Irán, Japón, Vietnam y muchos otros nunca se someterán. China seguirá siendo solo una potencia importante con una red de estados dependientes de ella en Asia, África y América Latina.

Sin embargo, Moscú ofrece la alternativa: La Gran Eurasia, una asociación multilateral y bien integrada, respaldada oficialmente por Beijing, basada en un sistema de lazos económicos, políticos y culturales igualitarios entre los diversos estados. Dentro de la Gran Eurasia, China desempeñaría el papel de primus inter pares. Un proyecto similar en esta u otra forma también incluye una parte significativa del extremo occidental del continente euroasiático, es decir, Europa. Ya está claro que si los eventos siguen un curso similar, el norte y el oeste de Europa se acercarán al polo estadounidense, mientras que el sur y el centro de Europa se inclinarán hacia el proyecto euroasiático. En ambos casos, Rusia puede desempeñar un papel ventajoso para ello: el punto de equilibrio de las dos potencias hegemónicas posibles, garante de una nueva unión de países no alineados, uno de los partidarios y partidarios de la nueva asociación multilateral, transformándose así desde la periferia de Europa o Asia en uno de los centros fundamentales del norte de Eurasia.
Sergey Alexandrovich Karaganov (nacido el 12 de septiembre de 1952 en Moscú) es un politólogo ruso que dirige el Consejo de Política Exterior y de Defensa, una institución analítica de seguridad fundada por Vitaly Shlykov. También es el decano de la Facultad de Economía Mundial y Asuntos Internacionales de la Escuela Superior de Economía de Moscú. Karaganov fue un estrecho colaborador de Yevgeny Primakov, y ha sido asesor presidencial tanto de Boris Yeltsin como de Vladimir Putin.

Publicar un comentario