Breaking News

Arterias de los niños se dañan y sus vasos sanguíneos envejecen prematuramente al ser expuestos al humo del cigarro

Un estudio realizado en Finlandia muestra que el tabaquismo pasivo genera un impacto permanente en las arterias de los niños y el envejecimiento prematuro de sus vasos sanguíneos. Al engrosarse las paredes de los vasos sanguíneos durante la infancia, se incrementa el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en su adultez.
La investigación también sostiene que en el caso de que ambos padres fumen, el daño en los vasos sanguíneos de los menores es aún mayor, equivalente a un envejecimiento mayor de aproximandamente 3,3 años cuando estos sean adultos.
"Nuestro estudio muestra que la exposición al humo de manera pasiva en la infancia causa un daño directo e irreversible en la estructura de las arterias", afirmó el Dr. Seana Gall, investigadora del Menzies Research Institute de Tasmania, y coautor del estudio.
El estudio, realizado con niños de Finlandia, es el primero que ha evaluado toda la etapa del impacto del humo del tabaco en personas desde su infancia hasta la edad adulta. Se examinó la asociación entre la exposición al tabaquismo de los padres y el aumento del grosor de las dos capas más internas de la pared arterial de personas, seguimiento realizado hasta la edad adulta
Para realizar esta investigación, se emplearon los datos de dos estudios de gran alcance en Finlandia. El primero es el Estudio de Riesgo Cardiovascular en Jóvenes Finlandeses, un estudio longitudinal de gran magnitud (con datos de 2.401 personas) que evalúa factores como el estilo de vida, rasgos biológicos, aspectos psicológicos y su relación con las enfermedades cardiovasculares en la adultez.
El segundo es el Estudio de Determinantes Infantiles de Salud del Adulto (CDAH) que desde 1985 realizó un seguimiento a 8.498 niños de escuelas en Australia desde los 7 a los 15 años. Esta investigación utilizó el estilo de vida y las características físicas y mentales de niños y su impacto en la vida adulta.
La nueva investigación, publicada en la European Heart Journal, cubre los datos de menores de entre 3 y 18 años; se examinaron preguntas acerca del consumo de tabaco de los padres, así como información acerca del grosor de las paredes arteriales de estos menores hasta su vida adulta, que venían a ser fumadores pasivos.
Tanto los niños como los adolescentes que estuvieron expuestos al humo deltabaco consumido por sus padres vienen a ser fumadores pasivos. Pese a no consumir directamente los productos elaborados con tabaco, terminan aspirando las sustancias tóxicas y cancerígenas provenientes de la combustión del humo de este producto, que consume una persona en un entorno común compartido con el menor.
El estudio concluyó que la íntima-media carotídea en la edad adulta de los evaluados era 0,015 mm más gruesa en personas cuyos dos padres eran fumadores, respecto de otras personas cuyos padres no fumaban.
"Los padres, o incluso quienes estén pensando en convertirse en padres, deben dejar de fumar. Esto no solo restaurará su propia salud, sino también protegerá la salud de sus hijos en el futuro", recomendó el Dr. Gall.

http://sophimania.pe/

No hay comentarios